Cómo emprender en musicoterapia sin tener experiencia

*Si prefieres escuchar este contenido puedes entrar en mi canal de Podcast y reproducirlo desde cualquier dispositivo electrónico.

A diario recibo correos electrónicos preguntándome esto:
 
  • ¿Cómo voy a comenzar a emprender sin tener experiencia?
  • ¿Quién me va a contratar como musicoterapeuta si no sé cómo venderme?
  • Naaaa, quién va a querer contratarme, si todavía no he tenido ningún paciente/cliente.
  • Nadie va a querer trabajar conmigo porque no tengo un pasado laboral relacionado con esta temática.
  • No tengo nada que me respalde como musicoterapeuta, exceptuando la formación del Master y las prácticas, todos van a pensar que soy un fraude.

Te sorprenderías ver cuántos son los musicoterapeutas que dejan de soñar con tener un centro su propio centro de musicoterapia o trabajar en otros ámbitos por este tipo de preguntas saboteadoras.

Así que, en mi opinión, es muy importante que aquellos que ya hemos pasado por esto, compartamos nuestra experiencia para inspirar y motivar.

Yo emprendí porque sentía que ya no quería hacer las cosas que me «molestaban». Tener horarios y estar harta de no sentirme realizada. Vivía como si me faltara algo.

Se puede decir que emprendí por presión negativa, o sea: porque ya no aguantaba la situación.

Así que, si eres de esos musicoterapeutas que tienen mucha tolerancia a aguantar, a vivir una vida que no te satisface, pero al final no te importa, quizás Emprender en Musicoterapia no sea para ti en estos momentos.

No pasa nada, lo reconoces y te perdonas.

Yo no me identifico con esta idea. Mi tolerancia tiene límites por eso dije: Basta! y empencé a ver cómo podía romper el círculo vicioso que no me permitía avanzar.

Crear el círculo virtuoso me permitió dar el primer paso.

Lo primero que hice fue preguntarme: Y si emprendo, ¿qué servicios voy a prestar y a quién? ¿cómo voy a ayudar? ¿qué problema atenderé?

Tenía una vaga idea de qué me gustaba, pero sabía que necesitaba darle forma y al mismo tiempo sentía que no tenía experiencia. Me asustaba la idea, pero quería seguir.

Me compré muchos libros, miré tutoriales en YouTube y visité muchos perfiles de personas de éxito para “copiar” todo lo que habían hecho. Jamás se me pasó por la cabeza buscar a un mentor o mentora empresarial.

Me presenté a las Asociaciones de Salamanca que me parecían más afines a lo que quería hacer, llevé mi currículum y un pequeño proyecto general.

Pasaron meses para que alguien me llamara pero te confieso que insistí bastante en seguir en contacto con ellas.

Comencé y cometí miles de errores, por apresurarme, por no pensar un plan, por ofrecer programas improvisados, por decir que sí al tun tun, por no contemplar los imprevistos, por sentirme mala persona por cobrar, por creer que podía sola, por no ver que necesitaba ayuda…

Con los años y el acompañamiento de mis mentoras aprendí que así no se vende un servicio profesional, que no había estrategia y que la gente no compró porque yo no lo hice bien.

Por eso comencé a dar charlas y seminarios de «qué es la musicoterapia» con el fin de que la gente la conociera y supiera en qué les podía ayudar.

Comencé con el tema de educación emocional con música porque a muchas personas les daba grima la palabra “terapia”. No pasaba nada si mi objetivo seguía siendo el de ayudar y divulgar la musicoterapia.

La mayoría de las sesiones y talleres fueron grupales.

Al mismo tiempo que cogía experiencia, aprendía y estudiaba mucho. Fue un proceso simultáneo.

Hacer sesiones todas las semanas y tomar acción eso es lo que me cambió y me hizo crecer. La musicoterapia en la vida real.

No fue fácil porque uno de los obstáculos que tuve que afrontar fue la falta de confianza en mí misma.

Por eso aprendí que precisamente la confianza no se forma porque leas mucho, se forja haciendo y a través de la experiencia.

¿Cómo crees que empezaron los demás musicoterapeutas?

  • ¿Crees que nacieron siendo musicoterapeutas?
  • ¿De verdad crees que no tuvieron dudas y conflictos como los tenemos tú y yo?
  • ¿Cómo crees que fueron aprendiendo a hacer sesiones?
  • ¿Has pensado que ellos también emprendieron en musicoterapia sin tener experiencia?
  • ¿Estás seguro de que nunca nadie se equivocó?

Claro que sí! No lo dudes.

Si de algo estoy segura es que hay que empezar haciendo lo que uno puede por eso te recomiendo lo siguiente:

Pasos concretos para comenzar a emprender sin experiencia

  1. Deja ya de hacer tantos cursos y ponte a trabajar ya mismo, atendiento los problemas que tiene la gente con lo que sabes y con los recursos que tienes.
  2. Asume que no tienes experiencia suficiente (no pasa nada, todos pasamos por ello) pero dite a ti mismo que vas a comenzar igual.
  3. Al principio acepta que no lo harás perfecto y según tus expectativas, pero te aseguro que te sentirás orgulloso por tomar acción.
  4. Decreta y escribe tu misión. Tenla a la vista y léela frecuentemente para no perder el foco.
  5. Traza un plan de lo que quieres hacer y cómo vas a ayudar. Para llevarlo a cabo divídelo en pequeñas tareas semanales.
  6. El principal indicador de tus acciones será: ¿A CUÁNTAS PERSONAS ESTOY AYUDANDO CON ESTO QUE HAGO?
  7. Al mismo tiempo seguirás estudiando para focalizar aún más las necesidades de tus pacientes/clientes/usuarios. Verás cómo vas a mejorar con cada nueva sesión.
  8. Con el tiempo, sentirás mayor confianza. Tú mismo serás capaz de ver cómo reacciona el grupo (o persona), qué es lo que les sirve y que no.
  9. Cada hora invertida en hacer musicoterapia repercutirá en tu experiencia.
  10. Sentirás que tienes un mayor nivel de conocimiento y te verán como un experto/a.

No hay secretos. No hay magia, lo que hay es camino.

Cuando te quieras dar cuenta, te sentirás más profesional.

Mi gran consejo…

Busca a un/a mentor/a para que te ayude a dar los primeros paso y si sabe de musicoterapia, mucho mejor, porque si te soy sincera, los primeros contactos con mis mentoras no han sido nada fáciles por esta razón.

Yo cometí el gran error de querer hacerlo sola y me estrellé unas cuantas veces.

Me hago siempre la misma pregunta: ¿Por qué nadie me lo advirtió?

La cosa cambio muy mucho cuando contraté a mi primera mentora, llegué más rápido y más tranquila, sabía lo que estaba haciendo, aún teniendo que explicar lo que era la musicoterapia, ví resultados a corto plazo.

Actualmente sigo con acompañamiento empresarial y financiero. Hoy invierto mi dinero en mentoras para rentabilizar mi servicio profesional.

Todo ello me animó a crear el programa Emprende en Musicoterapia exclusivo para musicoterapeutas profesionales basado en mi experiencia y en la de mis clientes.

En año lancé el servicio de consultorías de musicoterapia online, para encontrar soluciones a problemas puntuales y va de maravillas.

Esto no quita que siga dando clases y trabajando en mis proyectos como musicoterapeuta con mujeres y menores.

Espero que mi experiencia te motive a que pases a la acción. Me despido compartiéndote un proverbio árabe que me sirve cuando quiero salir del círculo vicioso que me paraliza:

“Quién quiere encontrará un medio; quién no, una excusa”.

 

Suscríbete al BLOG, únete a la COMUNIDAD DE MUSICOTERAPEUTAS apasionad@s por esta profesión y recibe contenidos de valor todas las semanas.

Escucha este contenido en el episodio 16:

11 comentarios en «Cómo emprender en musicoterapia sin tener experiencia»

  1. Muy buen artículo Vanessa! gracias por compartirlo sin duda la mayor barrera para ponernos en acción, somos nosotros mismos. Como musicoterapeutas, tenemos que replantearnos muchas cosas. Un saludo!

    Responder
  2. Es cierto que ningún musicoterapeuta nace sabiendo, tenemos que ponernos ya y más ahora con todo esto de la covid que la sociedad necesita ayuda. Gracias por compartir este post, como siempre todo lo que haces es de mucha utilidad. Un saludo!

    Responder
  3. No sabes lo feliz que me siento al encontrar este artículo, llega justo en un momento de mi vida que lo necesito, sé que nada es casualidad, lo único que quiero es darte las gracias por motivarme a seguir. Te mando un saludo.

    Responder
    • Genial! las pequeñas acciones marcan la diferencia y si sientes verdadera pasión por la musicoterapia, tienes gran parte hecho. Te deseo foco y trabajo para que puedas ayudar a muchas personas a través de la música. Gracias por dejar tu comentario. Saludos!

      Responder
  4. Gracias por este post. Se me hace muy difícil comenzar, me siento muy perdida y a la vez insegura. Sé que tengo que dejar los miedos atrás, pero al mismo tiempo, me quedo igual y no hago nada. Lo veo complicado y sé que es mi mente y mi forma de pensar. Te mando un abrazo.

    Responder
    • Irene! gracias por tu sinceridad!!! busca ayuda, es más fácil. Si realmente tu sueño es ayudar a las personas a través de la musicoterapia y crees que puedes aportar mucho valor, no te quedes sola. Somos muchos los profesionales que te podemos dar una mano, verás que es posible. Un abrazo y gracias por comentar en mi blog!

      Responder
  5. Me gusta lo que escribes, a veces me pongo el contenido en el podcast. Gracias por todo el material. Ya me apunté a tu newsletter. ¡Buenos días!

    Responder

Deja un comentario

Suscríbete a mi newsletter

Información básica sobre protección de datos.
Responsable: Vanessa Vannay Allasia.
Finalidad: Envío de información solicitada y gestión de suscripciones.
Legitimación: Tu consentimiento.
Destinatarios: Plataforma de envío de newsletters recibirá datos para gestionar las suscripciones (Active Campaign).
Derechos: Podrás ejercer tus derechos a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos, así como los otros detallados en la Política de Privacidad.

Recibe contenidos para musicoterapeutas

todas las semanas.

Vive de la Musicoterapia