¿Cómo saber si estás hecho para emprender en musicoterapia?

*Si prefieres escuchar este contenido puedes entrar en mi canal de Podcast y reproducirlo desde cualquier dispositivo electrónico.

Hay mucha gente que dice:

  • que el trabajo de toda la vida se acaba y que tienes que emprender,
  • que dejes de trabajar para otras personas,
  • que ser tu propio jefe ahora es lo que se lleva,
  • que tener un horario fijo le quita flexibilidad a tu vida
  • que tu negocio, tus reglas…  

No tengo que seguir con más ejemplos porque creo que sabes de qué va la cuestión.

Ahora mismo puedo decirte que yo estoy del lado de EMPRENDER, me gusta, me genera retos importantes en mi vida y a pesar de que a veces me quiero bajar y veo todo negro, lo prefiero una y mil veces, aun con un entorno incierto.

Pero también sé que no todo el mundo puede emprender. Eso lo tengo claro.

A lo largo de mi labor como mentora y sobre todo en el programa Emprende, he visto a  musicoterapeutas subirse al carro del emprendimiento y bajarse al poco tiempo después.

Y si te bajas del carro porque el proyecto de musicoterapia no ha funcionado, luego de haberte formado y darlo todo, no pasa nada. Sabes que en este tipo de cuestiones tienes posibilidades de que no funcione.

El problema real es que si te bajas porque te has dado cuenta de que no era tan fácil como pensabas, o no tenías ni idea de dónde te estabas metiendo, y te dejaste impresionar por la fantasía del éxito de otros musicoterapeutas.

Ser honest@ con un@ mism@ y reflexionar acerca de lo que quieres en la vida será tarea imprescindible.

Pregúntate si emprender es realmente para ti, y si estás preparad@ para hacerlo. Aquí te ayudo con 4 ítems que me parecen útiles a la hora de pensar.

No estás listo para emprender en musicoterapia cuando:

#1 Te falta motivación. Emprender en musicoterapia requiere de un gran esfuerzo, disciplina y estrategia. Si no tienes ganas y te de pereza todavía no estás list@.

#2 Te abruma la idea de dirigir tu propio espacio musicoterapéutico y ofrecer tus servicios profesionales. Sientes estrés al pensar en facturación, gestión, alquiler, atraer clientes, etc., quizás tengas que pensarlo dos veces antes de decirte a emprender.

#3 Sientes que nos has investigado lo suficiente para empezar concretar acciones y vivir de la musicoterapia. Necesitas tiempo para convertirte en un expert@ en el ámbito de la musicoterapia que has elegido y sentir confianza en ti mism@.

#4 Aun no sientes verdadera pasión y compromiso por emprender en musicoterapia y te gusta trabajar por cuenta ajena. Tener pasión por la musicoterapia no es suficiente para emprender, si bien es una parte importante, no alcanza ya que deberás sumarle trabajo consciente, estrategia, disciplina, y coherencia.

Como siempre te digo, vivir de la musicoterapia es un proyecto altamente retador y puede resultar una experiencia apasionante … o tan frustrante que se te haga bola y en lo único que pienses sea renunciar.

¿Mi recomendación?

Primero que nada, nadie puede decirte lo que debes hacer. Ni siquiera te fies del que te dice que vales para emprender o del que te dice lo contrario.

Esa pregunta la tienes que responder solamente tú. Y si te deja más tranquil@, tampoco hay una sola respuesta, cada uno tiene la suya y tú la tuya [que es la que importa].

Reflexiona:

¿Crees que puedes hacerlo? ¿Te sientes capaz en este momento? ¿y si emprender fuera con alguien que ya sabe cuál es el camino? ¿Qué tal hacerlo sol@? ¿Qué tal caminar de la mano de un/a musicoterapeuta profesional? ¿Te ves trabajando duro los primeros años?

Y lo que le digo a mis clientes y clientas: nadie está obligado a emprender si no quiere.

Pero si tienes la certeza de que tu sueño es vivir de la musicoterapia y cada día esa idea se hace más fuerte, no te quedes con las ganas. En el mientras tanto, comienza a trabajar en ello aunque sea en un porcentaje pequeño, hasta que por fin te dediques por completo.

No dejes tu trabajo actual si sientes que no estás list@ para enfrentar la incertidumbre que conlleva este proceso. Encuentra espacios.

Yo amo lo que hago y la libertad que implica emprender, pero soy sincera contigo, reconozco que tienes que estar convencid@ porque no sólo tienes que ser musicoterapeuta, tienes que hacer y saber de gestión, de facturación, de clientes, de redes sociales, de página web, etc.

Busca ayuda de profesionales si quieres respuestas profesionales, es mejor construir tu sueño de vivir de la musicoterapia basado en un plan estratégico, y no hacer de tu sueño una pesadilla.

Ahora…

¿Cómo saber si estás hecho para emprender?

No hay una fórmula mágica, ¡y menos mal! ¡Qué alivio de verdad!

Cada uno cuenta sus talentos, su valor diferencial, sus aptitudes, sus limitaciones y sus cositas varias. Por lo tanto, cada uno tiene su propia fórmula. Así eso de compararse con los demás pierde fuerza y nos aleja de vivir frustrad@s por no ser ell@s.

Tú eres tú opción. Y cuanto mejor te conozcas, sabrás si apuestas por emprender o quedarte como estás.

Me atrevería a decir que más de 80% de cómo encaramos nuestro servicio profesional y cómo lo desarrollamos está relacionado íntimamente con nosotros, en cómo nos percibimos, nos sentimos, nos conocemos, nos cuidamos y nos escuchamos.

Fíjate la importancia que tiene ir hacia adentro y descubrirnos, en cuestiones de emprender. Por eso aquí va otra recomendación que a mí me sirvió: Obsérvate y escúchate.

Aunque la responsabilidad está en nosotr@s, los expertos dicen que podemos detectar algunas señales que no garantizan sí o sí el hecho de que tengas el “gen emprendedor” pero que puedes hacerte una idea aproximada.

En mi experiencia personal puedo rescatar 6 aspectos que vivencié con mis clientes de los 3 programas 1 a 1 que ofrezco hace varios años.

A saber:

#1 Tienen alto nivel de compromiso y una visión muy amplia de la cuestión. Cuando un musicoterapeuta quiere emprender lo más probable es que esté dispuesto a arriesgar y a trabajar conscientemente por su proyecto de profesional. El dinero no será la barrera principal que frene su sueño y porque la que no decida apostar. Tendrá en cuenta el valor que añadirá a sus servicios profesionales y confiará en sus capacidades para poder afrontar y gestionar lo que sea.

#2 Son curiosos, tienen iniciativa y se interesan por mejorar día a día. Son aquellos que están en la búsqueda de algo mejor, les gusta leer e investigar nuevas formas de abordaje musicoterapéutico, no se conforman con lo aprendido en la formación, buscan asesoramiento y aprendizaje permanente. Tienen iniciativa en diferentes proyectos y programas; y si no saben cómo hacerlo, levantan el teléfono o escriben un correo.

#3 Son perseverantes y confían en sus posibilidades como musicoterapeutas. No tiran la toalla fácilmente, a pesar de que les puede resultar duro en determinados momentos, encuentran la motivación para seguir con su sueño de vivir de la musicoterapia. Si sienten que en algún aspecto no están preparados, promueven espacios de aprendizaje para aumentar su autoconfianza y ofrecer mejores servicios.

#4 Tienen madera de líder. Sin lugar a dudas un/a musicoterapeuta emprendedor tiene que tener la capacidad para asumir tareas de dirección y responsabilidad. Se centra en las posibilidades y oportunidades. No niega los obstáculos, los gestiona. Se ilusiona cuando una idea es factible y busca la forma de hacerla realidad. Aprende y trabaja al mismo tiempo.

#5 Tienen muchas ideas y capacidad para llevarlas a cabo con visión de futuro, aunque no estén 100% seguros. Sabemos que no todos los emprendedores son iguales, pero me arriesgo a decir que a un musicoterapeuta que quiera vivir de su pasión, se le ocurren muchas ideas, y está dispuesto a diseñar un plan para concretarlas. No sólo mira el presente, sino que también reflexiona sobre el futuro de sus acciones. Va más allá.

#6 Tienen miedos, los escuchan y los gestionan a su favor para no bloquear su proyecto de profesional. Nutren su mente de forma proactiva y buscan espacios de autocuidados y supervisión donde tramitan sus emociones y expresan sus sentimientos. A pesar de que no es fácil, controlan la frustración, respiran y perseveran.

Emprender no sólo va ligado al dinero.

A menudo se relaciona la palabra emprender con el mundo empresarial, a lucrarse y a ganar dinero. Y eso no está mal. Lo que está mal es pensar que solamente atañe a ese concepto.

En mi opinión personal, emprender también es crear y actuar en respuesta a tus necesidades y deseos. Aprender algo nuevo es emprender, ver una situación de riesgo o una oportunidad también es emprender, pensar diferente, innovar, formarte, iniciar un programa para tu recuperación física…

Y déjame decirte algo, muchas veces no se trata de hacer cosas nuevas o querer inventar el hilo negro (como dice mi clienta mexicana).

Sino de seguir haciendo lo que haces con tanto cariño y dotarlo de una nueva mirada, sacarle brillo y diseñar una estrategia con esas ideas aparcadas en tu mente.

Y una cosa muy muy muy muy importante que te voy a decir: la actitud que pongas en todo ello es la que marcará cómo será dicho emprendimiento.

¿Por qué?

Por ser emprendedor en musicoterapia y como te dije anteriormente, es una elección y está relacionado íntimamente contigo y con todo el combo que traes.

Si no tiene sentido para ti, entonces no sirve. Por eso tienes que descubrir si realmente emprender es lo tuyo. Porque tampoco te va a garantizar ser feliz. [Boooomba]

Si no eres feliz antes de emprender, tampoco lo serás luego, te lo digo con conocimiento de causa.

La felicidad no depende de vivir exclusivamente de la musicoterapia, sino de ti y de la actitud que pongas en todo ello.

Yo tuve que trabajarla en un lugar aparte. Porque me di cuenta de que no tenía sentido poner mi felicidad a merced de los resultados de mi emprendimiento. Eso me restaba poder.

Conclusión: No soy una persona plena solamente porque vivo de la musicoterapia. Cada día trabajo deliberadamente para que sentirme como me quiero sentir y por mantener una actitud proactiva que colabore a que mi trabajo sea fluido y aporte valor. Aprendo de mis errores todo el tiempo.

A emprender se aprende emprendiendo, como a nadar… por más que compres un libro para aprender a moverte en el agua, jamás aprenderás del todo, sino te tiras a la piscina.

Te confieso que me he comprado varios libros de emprendimiento, pero también contraté a una coach para que trabajara conmigo al mismo tiempo. Hacer los ejercicios, completar las tareas, poner en marcha lo aprendido hizo que poco a poco mi confianza a la hora de continuar con mi emprendimiento, se afianzara.  

Algo parecido a sacarse el carnet de conducir, haz tenido que estudiar y también hacer las prácticas en el coche. Y, por último, la seguridad al volante la has adquirido luego de varios meses de ir y venir por la ciudad.   

 

No te quedes si probar

Si ves que quieres emprender y tienes madera para hacerlo, tienes que probar. No puedes saber si lo harás bien con solo pensarlo.

Tienes que experimentar, tirarte a la piscina.

Sabes que siempre destaco el aspecto del proceso, de caminar el camino, de disfrutar de cada paso que requiere llegar a la meta. Quizás te suene a “frase hecha” pero es que es así.

Si vas a emprender mirando solo la llegada y los resultados, apaga y vámonos.

Esos pequeños logros del día y día y esos aprendizajes que nacen de los errores cometidos, son los que harán de ti un nuevo profesional y sobre todo una nueva persona.

Presta atención en:

  • 1- Dónde brillas. (haz una lista si es necesario)
  • 2- Qué es lo que te pone cara de viernes cuando hablas de musicoterapia.
  • 3- Qué te interesa y que te empodera.
  • 4- Piensa en cuánto puedes servir a los demás, no sólo en cuánto vas a ganar, porque esta vaina se trata de lo primero. [Según dice mi queridísima Patricia, clienta colombiana]

Yo me siento libre y feliz con mi trabajo ahora mismo no porque vivir de la musicoterapia sea un camino de rosas, sino porque elegí un modelo de trabajo diferente en donde estructuro todas mis actividades de forma consciente y deliberada.

Tengo estrategias diseñadas conforme a cómo me quiero sentir y desde allí creo (de crear) y ayudo a los demás.

Es el mismo modelo de trabajo que intento transmitir a mis clientes del Programa Emprende. Un montón de actividades que de cara al público no se ven, pero que se transforman en los cimientos firmes de tu servicio profesional y te otorgan un valor diferencial.

Esos cimientos que te harán sentir confiad@, tranquil@ y que te harán actuar con tus pacientes y clientes, desde la sabiduría de tu esencia.

Ahora ya tienes la oportunidad de dejar un comentario de valor que aporte conocimientos a toda la comunidad musicoterapéutica. Estaré feliz de leerte y de que podamos aprender de ti.

Suscríbete al BLOG, únete a la COMUNIDAD DE MUSICOTERAPEUTAS apasionad@s por esta profesión y recibe contenidos de valor todas las semanas.

Deja un comentario

Suscríbete a mi newsletter

Información básica sobre protección de datos.
Responsable: Vanessa Vannay Allasia.
Finalidad: Envío de información solicitada y gestión de suscripciones.
Legitimación: Tu consentimiento.
Destinatarios: Plataforma de envío de newsletters recibirá datos para gestionar las suscripciones (Active Campaign).
Derechos: Podrás ejercer tus derechos a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos, así como los otros detallados en la Política de Privacidad.

Recibe contenidos para musicoterapeutas

todas las semanas.

Vive de la Musicoterapia