Cómo vivir de la musicoterapia

*Si prefieres escuchar este contenido puedes entrar en mi canal de Podcast y reproducirlo desde cualquier dispositivo electrónico.

La pregunta del millón: ¿Cómo vivir de la musicoterapia?

Si eres musicoterapeuta profesional y  has descubierto que tu pasión es la musicoterapia, seguro que piensas en convertirte en un/a profesional de éxito, dedicarte por completo y ganarte la vida con ella.

Conocer esta información es una cuestión prioritaria en la vida, ya que, si dudas mucho, o no estás convencid@, sientes que no es para ti, que no te realizas según tus expectativas, o eres feliz haciendo otra cosa, antes deberías obtener la claridad necesaria para resolver este dilema y luego tomar acción para disfrutar de tu oficio.

Dejando por sentado que estás en este blog porque quieres vivir de la musicoterapia, pienso que tus dudas (en general), han sido despejadas y ya tienes muy clara tu misión profesional.

¡Enhorabuena! Créeme, tenerlo definido es un primer gran paso.

 
El camino de la musicoterapia es altamente retador y necesitamos dedicarle tiempo al estudio, a la formación continua, proveernos de espacios de supervisión y autocuidados, mejorar cada día la intervención con los clientes/pacientes/usuarios para darles respuestas efectivas, etc., con lo cual deberemos tramitar con esmero y estrategias bien pensadas la calidad de ese camino.

Escucho a menudo personas que quieren dedicarse a la musicoterapia peeeero….. culpan a la crisis, a la situación laboral del país, a la visible falta de oportunidades, a la mala praxis generada por la ausencia de una ley que nos regule (en España), al mal funcionamiento del sistema, etc., etc., etc., y entiendo que eso es verdad en cierto punto, por eso pongo intención y acción en cambiar algunas cuestiones que no me gustan; pero no me conformo con poner en el afuera toda la culpa.

Tanto en Argentina como en España, yo sí viví y sigo viviendo de la musicoterapia; (conoce más de mi historia aquí) y gran parte de esta condición recae en mi responsabilidad, en mi trabajo disciplinado y constante y en la convicción de que la musicoterapia es mi MISIÓN y será lo mío hasta que finalice mi existencia física en este planeta.

¿Tuve suerte?

musicoterapia

Pues si crees en ella puedes pensar que la he tenido, pero si yo te cuento lo que tuve que trabajar y lo que trabajo actualmente por vivir de mi pasión, te puedo asegurar que la suerte tiene un porcentaje mínimo en los resultados que he obtenido. Para mí la suerte fue la actitud que yo elegí para transitar este camino.

No me caben dudas de que puedes vivir dignamente de esta profesión estés donde estés, si estás convencido/a, si aportas valor, si dejas de ponerte excusas por todo y trabajas duro, e impides que la situación externa decida por ti.
Si sabes que eres bueno/a para ayudar a las personas a través de la musicoterapia y disfrutas haciendo lo que haces, nadie ni nada te puede parar, salvo tus creencias limitantes y las excusas que te autoimpongas.

Y aquí está la clave, el meollo, el quid de la cuestión, la esencia.

Esa voz interna que te dice que no se puede, que es difícil, que jamás recibirás retribución económica por hacer lo que te gusta, que te desanima y que opina a menudo que mejor es que oposiciones para paliar el futuro incierto y ya si eso… bla bla bla bla…

Yo no lo sé todo y tampoco pretendo saberlo… de hecho he cometido muchísimos errores y los seguiré cometiendo por el hecho de estar viva, pero me he prometido a mí misma que seré muy inteligente y aprenderé de cada uno.

En este artículo te explico de forma general qué hice yo para vivir de la musicoterapia desde mi experiencia personal, eso no quiere decir que tenga que ser así. Claro que cada uno puede tener la suya y ser muy diferente a esta, pero en la variedad está la riqueza.

Pues aquí resumo los puntos principales:

#1 Apaga ya esa voz interna que te desanima.

Esa que te frustra y te hace sentir el peor musicoterapeuta del mundo.
Bajarle el volumen a esa voz, significa trabajar activamente para reemplazar unas creencias limitantes por otras motivadoras. No creas que con solo pensar “desde ahora en adelante, voy a decirme cosas bonitas” se resolverá.

Esto requiere un espacio en tu agenda, acción y compromiso. Y si ves que se hace cuesta arriba y procrastinas, busca ayuda: será una decisión adulta y saludable.

Por último, apaga también las voces externas que no suman, que te condicionan, que te incomodan y que te hacen sentir menospreciado/a. Tú vales mucho y tu sueño también.

-Recuerda: tú, en realidad, no eres la charla que oyes dentro de tu cabeza; eres el Ser que oye esa charla. Bill Harvey

#2 Dedica tiempo a autoconocerte.

El primer paso del camino es el autoconocimiento. Invierte tiempo consciente, sentido y de calidad para mirarte, explorarte y escucharte. Es importante observar qué tipo de bloqueos aparecen, cuál es el mensaje que te quieren dar y qué es lo que no te permite avanzar.

Averigua cuáles son tus quejas porque en ellas se esconden tus miedos. Ahora más que nunca escucha qué excusas son las que rondan por tu cabeza sin cesar.

Tú como musicoterapeuta sabes el impresionante valor que tiene la escucha. El mensaje que te das a ti mism@ todos los días puede marcar la diferencia en lograr el objetivo o quedarte donde estás. Es momento de cambiar las creencias que ya no te sirven, modificar los patrones limitantes que te detienen y observar las reacciones emocionales que tienes para gestionarlas a nuestro favor.

Recuerda que querer llegar al resultado sin vivir el proceso, no es plan. Hay que zambullirse en la acción y utilizar al miedo como gasolina para tomar impulso.

#3 Define una estrategia. ¿En dónde brillas?

Analiza en qué ámbito te gustaría desplegar tus competencias y habilidades. Define tu plan de acción con tanto mimo, que sepas que lo que diseñas y lo que haces, te acercará un poco más a tu sueño. Al principio es normal que busques y experimentes en diferentes sectores. Pero si se te va la vida en ello y observas que no defines tu ámbito y te da igual trabajar en una asociación que en una residencia, o te da igual hacer musicoterapia con unos que con otros y sostienes la idea de que “cualquier cosa” te viene bien, manejas una dispersión de energía que puede resultar difícil de encausar y enfocar para una especialización.

Si en musicoterapia todo te da igual … ¡Houston! tenemos un problema.

A ver si me explico mejor con este ejemplo: Subo a mi coche, enciendo el GPS y no le doy ninguna indicación… arranco y comienzo a conducir, veo que no me lleva a ningún sitio en concreto. Doy vueltas, gasto combustible y solo veo que mi geolocalización se mueve en la pantalla sin ton ni son. Pues con esto es lo mismo: si no sabes adónde quieres llegar, no podrás realizar las acciones necesarias para caminar hasta la meta.

A veces nos quejamos de que no se puede, de que es muy difícil… pero tampoco tenemos las ideas claras, ni una estrategia bien diseñada, incluso no sabemos lo que realmente queremos y adónde queremos llegar.

#4 Ten paciencia. Date tiempo.

Ten presente que tener dinero en la cuenta bancaria proveniente sólo de la actividad profesional como musicoterapeuta y llegar a fin de mes, no se obtiene de la noche a la mañana y el desánimo ante las desavenencias, siempre está esperándote.

Crecer y afianzarse como musicoterapeuta, ganar seguridad en las intervenciones, seguir aprendiendo y estabilizarse, es un proceso que puede desarrollarse durante muchos años. Por eso la mirada que debes tener sobre ti es de amabilidad, ya que en el mismo proceso es donde te convertirás en lo realmente quieres SER.

Tú haces lo mejor que puedes.

Yo vivía con el sueldo de dar clases de música (entre otros), y lo compensaba con lo poco que ganaba con la musicoterapia, hasta que un día ya no me hizo falta y consideré que era bueno avisarles a mis alumn@s que buscaran a otro profesor. Siempre estuve convencida de que algún día iba a vivir de la musicoterapia, desde que comencé a estudiar en el año 1991 ya tenía esa idea clara. Haz la cuenta.

#5 Encuentra qué cosas te motivan y te inspiran.

La importancia de buscar recursos que te inspiren a seguir trabajando por tu pasión y puedan motivarte en esos momentos bajos es fundamental, porque el camino que hay que recorrer para vivir exclusivamente de la musicoterapia implica movimiento constante que no te garantiza el éxito inmediato y genera el desgaste propio del esfuerzo.

A veces las cosas no salen como un/a quiere y hay que intentarlo repetidas veces.

La frustración, el desgano, el derroche de energía que usamos en «demostrar» a todo el mundo que la musicoterapia es válida y luego te digan que está en una posible lista de pseudociencias, todo suma para que la desmotivación te susurre que tires la toalla.

A mí me dieron ganas de tirarla muchas veces, pero nada mejor que meditar, volver a mi centro y a la calma, recordar cuál es el sentido de mi misión en este mundo, para nuevamente colgármela al cuello y seguir.

#6 Trabaja de forma continua y consistente.

El trabajo profesional de un musicoterapeuta es constante, nunca se termina y déjame decirte algo: Crecerás hasta donde te lo permitas.

Por lo tanto, ten determinación y enfoque para todo lo que emprendas. Diseña estrategias realizables que te ayuden para estar actualizado/a, a ofrecer servicios musicoterapéuticos de calidad basados en la evidencia científica y utilizando método y técnicas que le son propias.

Teniendo una comunicación clara de lo que haces y cómo lo haces ganarás confianza y seguridad.

Vivir el proceso es empoderador. Si no tienes tiempo para esto, lo deberás conseguir de la forma que sea, soy consciente de que no es fácil y que puede agobiarte (todos tenemos miles de cuestiones), pero si realmente tu deseo es vivir de la musicoterapia, el no hacerlo implicará seguir donde estás. Tú decides.

#7 Observa, sigue y lee a grandes profesionales que viven de la musicoterapia.

Buscar a gente que comparte la misma pasión que la tuya en España, en Latinoamérica, en cualquier lugar del mundo, e interactuar en blogs, en grupos virtuales específicos, o compartir espacios de congresos y jornadas, suma esfuerzos, da visibilidad e ideas.

Reflexionar sobre las acciones emprendidas por l@s musicoterapeutas que han llegado antes que tú y observar cómo ha sido su experiencia en el camino recorrido, puede ser una fuente de inspiración y motivación para realizar el propio.

Contacta, pregunta, conoce… caminar juntos es una experiencia enriquecedora. Lee mi artículo del blog: Acompañamiento y desarrollo profesional en Musicoterapia.

#8 Sal de tu zona de confort.

Si hay algo que te ayude a salir de tu zona de confort, es querer vivir exclusivamente de la musicoterapia.
En mi experiencia personal este ha sido un ejercicio permanente.

Escuchar, observar y atender mis miedos para saber el mensaje que tenían para mí, marcó la diferencia.

Porque el miedo no se vence, el miedo se escucha y de él se aprende. Lo mismo pasó con mis inseguridades, mis bloqueos y con dejar de darle volumen a las voces que opinan de musicoterapia sin tener el conocimiento real y profundo que implica esta profesión tan maravillosa.

Me considero una valiente por hacer esto.

Con el tiempo abrí mi mirada, me di cuenta que demostraba mi verdadero potencial cuando estaba fuera de esa zona que me daba seguridad. El autoconocimiento me transformó por dentro, expandió mi consciencia y fue sustancial para entender cómo funcionaba mis sistemas de creencias para superar mis propios retos.

Lo mejor de todo el proceso no es sólo alcanzar la meta de vivir de la musicoterapia, sino en quién te conviertes durante el camino y el valor que has podido aportar a las personas a través de la música.

«Amar la trama más que el desenlace» Jorge Drexler.

Esta frase resume lo que para mí es lo más importante de todo, disfrutar del proceso y a eso te invito en este artículo. Disfruta el proceso.

Y sí, ya lo sé, estoy muy segura de que hay más ideas y acciones que te acercan al objetivo de vivir de la musicoterapia y quizás no todas dependan de nosotr@s al 100%. Pero este espacio es exclusivo para musicoterapeutas y el acento lo voy a poner ahí.

Estas son sólo algunas cosas de las que me funcionaron a mí, así que si se te ocurren más, no dudes en dejar un comentario que sume, que enriquezca y que nos pueda servir tod@s. Fuera quejas y excusas.

¡Atención!

En agradecimiento por haber llegado hasta aquí y por mantener viva la pasión por la musicoterapia, te enviaré gratis el «Resumen de las 8 recomendaciones que te acercarán a cumplir tu sueño profesional».

Suscríbete a mi blog pulsando en el botón final. Puedes imprimir el descargable y ponerlo en un lugar visible para focalizar tus acciones.

Vive de la musicoterapia

Recuerda: Si necesitas mi ayuda profesional para encausar tu proyecto inicial de musicoterapia, mira lo que puedo ofrecerte a través de mis programas, o escríbeme que para eso estoy. Piensa que el dinero que inviertes en tu trabajo personal y en nuevas experiencias, te darán frutos toda la vida.

Suscríbete al BLOG, únete a la COMUNIDAD DE MUSICOTERAPEUTAS apasionad@s por esta profesión y recibe contenidos de valor todas las semanas.

2 comentarios en “Cómo vivir de la musicoterapia”

  1. Hoy me he levantado, y al abrir el Facebook, la vida, mejor dicho, tú, Vanessa Vannay me has dado un regalo maravilloso. Gracias por ello, y por creer tanto en tí, y en tu/nuestra profesión. Ya me he suscrito. Espero con impaciencia tus sabios consejos. Un abrazo desde Gijón 💜🎶

Deja un comentario

Suscríbete a mi newsletter

Información básica sobre protección de datos.
Responsable: Vanessa Vannay Allasia.
Finalidad: Envío de información solicitada y gestión de suscripciones.
Legitimación: Tu consentimiento.
Destinatarios: Plataforma de envío de newsletters recibirá datos para gestionar las suscripciones (Active Campaign).
Derechos: Podrás ejercer tus derechos a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos, así como los otros detallados en la Política de Privacidad.

Recibe contenidos para musicoterapeutas

todas las semanas.

Vive de la Musicoterapia
34 Compartir
Compartir34
Twittear
Compartir